Cultura

  • Área Cultura

    Visitar Almedinilla es comenzar a soñar, y hacerlo en un lugar donde el paso del tiempo ha ido dejando huellas que ya son parte de todos nosotros.

    A través de un paseo por la Historia, propicia este sueño: Hypnos (pieza excepcional del dios grecorromano del sueño que se encuentra en su Museo Histórico “señor de todos los dioses y de todos los hombres, como indicaba Homero”), La Villa Romana de “El Ruedo”, el Poblado Ibérico de “El Cerro de la Cruz”, ambos yacimientos declarados bien de Interés Cultural, el propio Museo Histórico-Arqueológico, y las especiales actividades complementarias que se realizan en torno a su riqueza patrimonial, todo bajo el paradigma del Ecomuseo del Río Caicena, cuyo proyecto ha obtenido diversos premios.

    Los olivos y la Sierra de Albayate, declarada Complejo Serrano de Interés Ambiental, conforman su paisaje, donde el agua, que está muy presente, junto a los materiales calizos que configuran mayoritariamente la geología de esta zona, forman un relieve con un conjunto de cuevas, barrancos, hoyas , galerías y formaciones travertínicas, con una vegetación característica del bosque mediterráneo.

    Se encuentra en una Comarca que ayer fue zona de paso y frontera entre las distintas Andalucías, en el camino que unía Córdoba con Granada, descrito por el historiador-geógrafo Al-Idrisi, que viajó y caminó por estas tierras, antes de que en ellas se levantaran las Atalayas como testigos pétreos de la separación entre el reino musulmán de Granada y el cristiano de Castilla.En sus calles el tiempo tiene otra medida, aquí se respira el aire y la luz serena que mezcla el blanco de sus casas con la roca de su sierra, pero son su gente, del pueblo y sus típicas aldeas, los que con su hospitalidad, sencillez y atención con el visitante, permiten guardar el mejor recuerdo del recorrido por la Historia que proponemos.